4 métodos caseros para quitar el óxido

«Cuando algo está oxidado, ya no sirve» o eso es lo que solemos pensar cuando vemos algo en este estado. Pero existen varios métodos caseros que nos ayudan a remover las señales del tiempo y la humedad ¡Vamos a verlos!

Vinagre blanco:Vinagre blanco para el óxido

El vinagre blanco es el más fuerte de todos y su composición es capaz de reaccionar ante el óxido y removerlo.

Instrucciones: Mete el objeto oxidado en un recipiente y báñalo con vinagre blanco, déjalo actuar, frótalo y límpialo ¡Brillará como el primer día!

Limón y sal gorda:Limón y sal

La combinación entre el limón y la sal provoca un efecto similar al del vinagre blanco.

Instrucciones: Pon el objeto oxidado en una superficie plana y ventilada, cubre el objeto son sal gorda, rocíalo con el zumo del limón, deja que la solución haga efecto (entre 1:30h y 3h), limpia el objeto con la cascara del limón para retirar todo el óxido.

Bicarbonato de sodio:Bicarbonato de sodio

Instrucciones: Mezcla el bicarbonato de sodio con agua hasta conseguir una masa espesa, cubre el objeto oxidado con la mezcla y espera a que se seque, quita los pedazos más grandes con las manos y los más pequeños con un cepillo, aclara el objeto con agua.

Patatas y sal:Patatas y sal

Las patatas contienen una cantidad de ácido oxálico que se puede encontrar en la mayoría de productos químicos que se venden en las tiendas para retirar el óxido.

Instrucciones: Corta la patata por la mitad y frótala por la superficie con óxido, esparce un poco de sal por el mismo sitio y utiliza el trozo restante de patata para frotar la sal, limpia y seca el objeto.

¡SOLUCIONES ECONÓMICAS, EFICACES Y CASERAS!